Depósitos a plazo fijo con hasta 3,63% TAE (junio 2024)

Accede a productos de +30 bancos europeos

Compara plazos y rentabilidades desde una sola cuenta

Online y sin cambiar de banco

Contratación 100 % online y desde 1 €

Fácil y sin comisiones

Nuestros servicios son totalmente gratis

Inicio › Depósitos a plazo fijo

Elige tu depósito a plazo fijo

En pocas palabras
  • Es un producto bancario en el que un particular presta una cantidad de dinero a una entidad financiera durante un tiempo determinado. A cambio, recibirá una rentabilidad fija.

  • Ofrecen una remuneración fija e intereses altos para su bajo riesgo. Si quieres contratar un depósito a plazo, fíjate en la rentabilidad, los importes mínimo y máximo, y en si tiene cancelación anticipada y renovación automática.

  • Los depósitos a plazo pagan los intereses una vez al año o cuando acabe el contrato, y no podrás acceder a tu capital hasta que este finalice.

  • En Raisin puedes comparar depósitos a plazo fijo de bancos europeos con diferentes rentabilidades.

¿Qué es un depósito a plazo fijo y cómo funciona?

Un depósito a plazo fijo es un producto financiero que consiste en depositar una cantidad de dinero en un banco durante un plazo determinado a cambio de un tipo de interés fijo. También se conoce como depósito bancario, imposición a plazo fijo, depósito a plazo o depósito.

El tipo de interés determina el beneficio fijo y será constante durante todo el plazo. Asimismo, el importe máximo varía según el banco, aunque la cantidad máxima de protección cubierta por los Fondos de Garantía de Depósitos nacionales es de 100.000 € por depositante y banco en toda la Unión Europea.

Generalmente, cuanto mayor es el plazo, mayor es el tipo de interés ofrecido por la entidad. Al vencimiento del depósito, el cliente recibirá su capital inicial más los intereses generados durante el plazo acordado (menos la retención fiscal, si esta aplicase).

Características de los depósitos a plazo fijo

Las principales características de los depósitos a plazo son:

  • Remuneración fija: ofrecen una remuneración fija que se detalla en el contrato entre el particular (persona que contrata el depósito a plazo fijo) y la entidad bancaria que lo ofrece. Es decir, no hay fluctuaciones, los intereses no suben y bajan, por tanto, la rentabilidad siempre es la misma.
  • Capital no disponible: el capital no se puede utilizar hasta la fecha de vencimiento del contrato. Por este motivo, solo es una buena opción si no necesitas el dinero en ese periodo.
  • Bajo riesgo: no se especula, por ende, tienen muy poco riesgo. En concreto, tienen un indicador de riesgo de 1 sobre 6. Es como un préstamo que hace un particular a un banco o entidad bancaria que lo devuelve con intereses.
  • Intereses altos: son uno de los productos financieros con poco riesgo que más intereses ofrece. La rentabilidad que se obtiene suele ser más alta que la de otros productos con bajo riesgo, como las cuentas remuneradas.
  • Otros tipos de remuneración (no monetaria): en vez de intereses, algunos ofrecen un bien a cambio del dinero depositado, por ejemplo, un televisor. Estos depósitos se conocen como depósitos en especie.

Qué tener en cuenta al elegir un depósito a plazo fijo

Cada depósito bancario a plazo fijo ofrece unos términos y condiciones que se detallan en el contrato entre las dos partes. Es importante que analices bien los siguientes aspectos cuando busques el mejor depósito para ti.

  • Rentabilidad: tipo de interés ofrecido por el plazo acordado. Tienes que revisar la TAE, dado que el TIN no incluye todos los gastos y comisiones, si los hubiera.
  • Plazo: la duración del depósito acordada con la entidad. Si crees que puedes necesitar acceder a tu dinero antes del plazo establecido, quizá sea mejor que contrates otro producto, como una cuenta de ahorro.
  • Importe mínimo y máximo: el importe mínimo suele ser de 5.000 € y el importe máximo de 100.000 €. Todo lo que esté por debajo del importe mínimo o por encima del importe máximo queda fuera del depósito bancario a plazo fijo. A modo de ejemplo, si un banco ofrece una imposición a plazo fijo de mínimo 5.000 €, no se podrá abrir con 4.000 €. Del mismo modo, si un banco oferta este producto con un máximo de 100.000 €, no se podrá depositar más de esta cantidad.
  • Renovación automática: el contrato puede incluir una cláusula de renovación automática. En estos casos, la duración del depósito a plazo fijo se renueva automáticamente a menos que el particular indique a la entidad bancaria que no quiere renovar. Es importante leer bien las condiciones de los contratos con esta cláusula, ya que las condiciones de la renovación no suelen ser las mismas.
  • Cancelación anticipada: posibilidad de cancelar el contrato con una penalización.

Depósitos a plazo fijo vs cuentas de ahorro

Estas son las principales diferencias entre los depósitos a plazo fijo y las cuentas de ahorro:

  • Disponibilidad del capital: en un depósito bancario a plazo fijo el capital no está disponible, es decir, no se puede usar el dinero. Con todo, es posible cancelar el contrato de forma anticipada, aunque puede que el banco aplique una penalización. En cambio, en las cuentas de ahorro el capital se puede utilizar en cualquier momento.
  • Plazos: los depósitos bancarios a plazo fijo tienen una duración que se específica en el contrato y suele ser de entre uno y cinco años. Las cuentas de ahorro no tienen un plazo fijo, o en otras palabras, son indefinidas, y la remuneración puede cambiar con el tiempo.
  • Pagos: los depósitos a plazo fijo pagan los intereses una vez al año o cuando acabe el contrato, mientras que las cuentas de ahorro pueden pagar con más frecuencia, por ejemplo, de forma mensual o trimestral.

Estas diferencias hacen que cada producto responda a las necesidades de diferentes tipos de inversor. En general, los depósitos a plazo fijo ofrecen intereses más altos. Sin embargo, al no poder acceder al capital durante un plazo determinado, solo es recomendable contratar uno si no necesitas utilizar tu dinero a corto plazo.

Contrata depósitos a plazo fijo en Raisin

¿Qué es Raisin?

Raisin te permite contratar depósitos y cuentas de ahorro en bancos de toda Europa totalmente online, gratis, y sin la molestia de abrir cuentas corrientes en varios bancos.

Te lo ponemos muy fácil. Compara entre los 140 depósitos y cuentas de ahorro con plazos de 3 meses a 10 años que ofrecemos, y elige los productos que mejor se adapten a tus necesidades. Nosotros nos encargamos de que recibas información, documentación y atención en español.

En Raisin ofrecemos productos de bancos de la Unión Europea, por lo que tus ahorros están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos del país en el que estás contratando el producto hasta un máximo de 100.000 euros por depositante y banco.

¿Cómo contrato los productos que ofrece Raisin?

es_lpimage_1-6legal_2columnversion_v3.svg

Es muy fácil, te explicamos cómo:

  • Abre tu Cuenta Raisin. Regístrate online desde la app de Raisin o desde tu ordenador/tablet y accede a tu área de cliente para verificar tu identidad y domicilio. Una vez verificados, abriremos tu Cuenta Raisin en nuestro banco, Raisin Bank, gratis. La Cuenta Raisin te permite contratar y gestionar todos los productos que quieras.
  • Elige un producto. Elige los productos que más se ajusten a tus planes, la cantidad a invertir y envía tu solicitud, todo completamente online.
  • Transfiere los fondos. Transfiere los fondos que quieras invertir a tu Cuenta Raisin y nosotros nos encargamos del resto.

¿Es seguro invertir mi dinero a través de Raisin?

En Raisin trabajamos con bancos de la Unión Europea por lo que están adheridos a sus respectivos Fondos de Garantía de Depósitos nacionales. Esto significa que tus ahorros están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos del país en el que estás contratando el producto hasta un máximo de 100.000 euros por depositante y banco.

Siguiendo la normativa europea, los Fondos de Garantía de Depósitos se han armonizado con el fin de ofrecer los mismos estándares dentro de la UE en caso de insolvencia bancaria.

¿Por qué ahorrar en bancos europeos?

La principal ventaja es que puedes acceder a depósitos y cuentas de ahorro con una mayor variedad de rentabilidades sin necesidad de cambiar de banco o abrir cuentas corrientes, y así beneficiarte de tipos más competitivos en bancos europeos. Es una práctica habitual por parte de ahorradores de otros países de Europa, quienes están acostumbrados a invertir fuera de su país para sacarles más partido a sus ahorros.

¿Cómo pueden otros bancos europeos ofrecer rentabilidades más altas?

No todos los países de la UE ni todas las entidades se encuentran en la misma situación, por lo que son varias las razones por las que un banco puede ofrecer tipos más altos. Por ejemplo, el banco puede estar en un momento de expansión y necesitar captar liquidez para financiar dicho crecimiento, o también es posible que tenga interés en diversificar el origen de su liquidez. Por otro lado, la competencia no es igual en todos los países – a mayor número de bancos en un país, normalmente mayor es el tipo de interés que tienen que pagar para ser competitivos.

¿Cómo tributan los productos que contrato en Raisin?

Como residente en España, tendrás que declarar los intereses de los depósitos y cuentas que contrates a través de Raisin cuando hagas la Declaración del IRPF (modelo 100) y, en caso de que tengas más de 50.000 euros invertidos en el extranjero, también mediante el modelo 720.

Dependiendo del país en el que contrates el producto, es posible que el propio país aplique una retención a los intereses generados. No obstante, en la mayoría de países de Europa, podrás anular dicha retención enviándonos un certificado de residencia fiscal en España. En aquellos países en los que la retención no se pueda anular, la podrás compensar en España al realizar la declaración de la renta anual. Por lo tanto, no tendrás que pagar impuestos dos veces.

Para saber más sobre cómo tributan los productos que contratas en Raisin consulta nuestra guía de impuestos.

¿Los servicios de Raisin tienen coste?

No, los servicios que ofrece Raisin son gratuitos. Esto incluye la apertura y mantenimiento de tu Cuenta Raisin, gestión de tus transferencias bancarias internacionales (en euros), confirmación del saldo, envío de extractos, así como nuestro Servicio de Atención al Cliente en español. La apertura y mantenimiento de los depósitos a plazo en nuestros bancos colaboradores también son gratuitos.

Además, tampoco tendrás que domiciliar tu nómina o ningún recibo.

Raisin recibe una comisión por los ahorros intermediados de sus bancos colaboradores. Una parte de esta comisión se paga a Raisin Bank. Estos ingresos permiten a Raisin y a Raisin Bank ofrecerte sus servicios de forma gratuita.

es-homepage-12okdgn2_200x200.png

Descárgate la app de Raisin y empieza a ahorrar sin complicaciones estés donde estés

Preguntas frecuentes sobre depósitos a plazo fijo

¿Tienes alguna duda sobre los depósitos a plazo fijo? Te respondemos las preguntas más frecuentes:

¿Hay que pagar impuestos por los intereses de los depósitos a plazo?

Como residente fiscal en España, tendrás que declarar los intereses de los depósitos y cuentas que contrates a través de Raisin en la declaración de la Renta. Los beneficios obtenidos se consideran rendimientos del capital mobiliario y deben añadirse a la base imponible del ahorro. Los tramos son los siguientes:

  • Hasta 6.000 €: 19 %.

  • De 6.000 € a 50.000 €: 21 %.

  • De 50.000 € a 200.000 €: 23 %.

  • De 200.000 € a 300.000 €: 27 %.

  • Más de 300.000 €: 28 %.

Puede que el país en el que contrates el producto aplique una retención a los intereses generados. No obstante, en la mayoría de países de Europa podrás anularla con un certificado de residencia fiscal en España. En aquellos países en los que la retención no se pueda anular, la podrás compensar en España al realizar la declaración de la Renta. Por lo tanto, no tendrás que pagar impuestos dos veces.

Por otro lado, si tienes más de 50.000 € en el extranjero, también deberás presentar el modelo 720. Si quieres más información, consulta nuestra guía de impuestos.

¿Se puede retirar el dinero antes del plazo de vencimiento?

En algunos casos sí es posible, pero el banco puede aplicar una penalización. La penalización, si la hay, debe estar en el contrato firmado entre el particular y la entidad bancaria, y suele ser una comisión o la devolución de todos o parte de los beneficios obtenidos. En cualquier caso, nunca superará el total de los intereses devengados.

¿Qué riesgos tiene contratar un depósito a plazo fijo?

Este producto financiero tiene un riesgo muy bajo, ya que el capital aportado está asegurado, hasta los 100.000 €, por el Fondo de Garantía de Depósitos nacional. De hecho, los depósitos a plazo fijo tienen un indicador de riesgo de 1 sobre 6. 

¿Los depósitos a plazo fijo son gratis?

La mayoría de depósitos bancarios a plazo fijo no tienen comisiones, sin embargo, algunos cobran algunas comisiones o gastos de apertura o gestión. Todos los gastos y comisiones deben aparecer reflejados en el contrato del producto, y son un aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir un depósito bancario con intereses a plazo fijo.

¿Cómo calcular los intereses de un depósito a plazo fijo?

Para calcular la rentabilidad debes tener en cuenta el plazo, el importe invertido y el TIN (tipo de interés nominal). Estos serían los cálculos en función del plazo:

  • Plazo de un año (t = 1 año). Es el cálculo más rápido. La TAE representa el beneficio anual. Así, si depositas 10.000 € con un 2,20 % TAE, obtendrás 220 €.

  • Plazo inferior a un año (t < 1 año). Si la duración es, por ejemplo, de 6 meses, primero debes calcular la retribución anual. Luego, divide entre 12 para hallar la retribución por mes y multiplica el resultado por los meses que dure el depósito.

  • Plazo superior a un año (t > 1 año). Multiplica la retribución anual por el número de años que dure el depósito. Si los intereses del depósito no se cobran al finalizar el plazo y hay capitalización de intereses anual, la fórmula sería:

Importe invertido x (1 + TIN) número de años del depósito.