Cuentas de ahorro con hasta 3,35% TAE (junio 2024)

Accede a cuentas de ahorro de +30 bancos europeos

Compara rentabilidades desde una sola cuenta

Online y sin cambiar de banco

Contratación 100% online y desde solo 1 €

Fácil y sin comisiones

Nuestros servicios son totalmente gratis

Inicio › Cuentas de ahorro

Tu dinero siempre disponible: elige tu cuenta de ahorro

En pocas palabras
  • Una cuenta de ahorro es un producto bancario en el que el titular obtiene unos intereses a cambio de tener su dinero en la cuenta.

  • Hay dos tipos: cuentas de ahorro flexibles y cuentas de ahorro con preaviso. Elijas la que elijas, siempre tendrás tu dinero disponible.

  • Es un producto muy líquido, de bajo riesgo y con una operativa bancaria limitada. También suele haber un importe mínimo y máximo de remuneración.

  • A la hora de elegir una, no olvides tener en cuenta el plazo de la oferta inicial y las comisiones porque estos dos aspectos influyen en la rentabilidad final.

Qué es una cuenta de ahorro

Una cuenta de ahorro es un producto financiero que ofrece una rentabilidad a cambio de depositar tus ahorros en la cuenta. Este tipo de cuenta te permite acceder a tus fondos de manera casi inmediata, por lo que es una opción muy atractiva para todo aquel que pueda necesitar su dinero a corto plazo o con rapidez.

El tipo de interés de las cuentas de ahorro es variable y suele ser inferior al que ofrecen los depósitos a plazo fijo. Ten en cuenta que los intereses generados se pueden pagar a final de mes, por trimestres o de forma anual, y podrás verlos reflejados en la cuenta.

Dos tipos de cuenta de ahorro: flexible y con preaviso

En Raisin puedes elegir entre dos tipos de cuenta de ahorro:

  • Cuenta de ahorro con preaviso: te permite recuperar los fondos que has depositado en tu cuenta cuando quieras, pero debes avisar con cuatro días de antelación. Asimismo, no puedes hacer ingresos adicionales o retiros parciales.

  • Cuenta de ahorro flexible: tus ahorros estarán disponibles en dos días hábiles como máximo. Además, puedes hacer ingresos adicionales cuando quieras, y retirar tu dinero si lo necesitas sin necesidad de cerrar la cuenta. También puedes establecer transferencias periódicas desde tu banco a tu cuenta de ahorro y así ahorrar automáticamente.

Características de las cuentas de ahorro

Estas son las características principales de las cuentas de ahorro:

  • Rentabilidad: dan al ahorrador una rentabilidad por dejar su dinero a una entidad financiera.

  • Transparencia: la persona conoce de antemano el tipo de interés que va a obtener. Si la entidad decide subir o bajar el tipo del producto, informará a sus clientes con antelación.

  • Importe mínimo y máximo: la mayoría de bancos y entidades establecen un mínimo y un máximo sobre el que generar intereses.

  • Operativa limitada: la operativa bancaria es más limitada que la de las cuentas corrientes, ya que están pensadas para ahorrar. Por ejemplo, podrás hacer transferencias, pero no tener una tarjeta asociada, sacar dinero de un cajero o domiciliar pagos. Además, aunque suelen ser gratis y no tener comisiones, puede que algunas cuentas de ahorro sí cobren comisiones por hacer operaciones bancarias o que tengan otros gastos asociados.

  • Liquidez: es un producto muy líquido ya que podrás recuperar tu capital cuando lo necesites, de forma casi inmediata.

Diferencias entre una cuenta de ahorro y otros tipos de cuentas

¿Buscas una cuenta bancaria pero no sabes cuál elegir? A continuación puedes ver las diferencias entre una cuenta de ahorro y otros tipos de cuenta bancaria:

Cuenta de ahorro vs cuenta corriente

Ambas cuentas bancarias te permiten acceder a tu capital de forma casi inmediata, pero hay una gran diferencia entre ellas: una cuenta corriente se utiliza para las operaciones bancarias del día a día, mientras que una cuenta bancaria de ahorro se utiliza para ahorrar y generar intereses.

Hay más diferencias entre una cuenta de ahorro y una cuenta corriente: por ejemplo, para abrir una cuenta de ahorros no tienes que domiciliar tu nómina, pensión o las facturas de suministros, pero las cuentas corrientes sí suelen tener este requisito.

Por otro lado, una cuenta de ahorro no suele tener comisiones, en cambio, una cuenta corriente sí suele cobrar comisiones por hacer operaciones bancarias. Aun así, los costes siempre dependen del banco o de la entidad, por lo que te recomendamos leer bien las condiciones de la cuenta que elijas.

En cualquier caso, puedes abrir una cuenta de ahorros y una cuenta corriente y utilizar cada una para una finalidad: la primera para generar intereses, y la segunda para tus operaciones bancarias diarias.

Cuenta de ahorro vs. cuenta remunerada

Una cuenta remunerada suele ofrecer un tipo de interés más alto que una cuenta de ahorro porque  tiene condiciones o productos vinculantes, como contratar un seguro, tener una tarjeta de crédito, etc. Esto no ocurre en una cuenta de ahorro, ya que la única condición es depositar tus ahorros en el banco.

Por lo general, las condiciones de las cuentas remuneradas tienen una duración más breve, y el importe máximo a remunerar es más bajo.

¿Qué tener en cuenta al abrir una cuenta de ahorros?

Estos son los factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir una cuenta de ahorro:

  • Rentabilidad: ¿qué beneficio quieres obtener? Recuerda que para conocer la rentabilidad debes ver la TAE, la tasa anual equivalente, ya que tiene en cuenta las comisiones y los gastos asociados, si los hay.
  • Importe máximo remunerado: no es lo mismo elegir una cuenta de ahorro con un 4 % TAE hasta 50.000 euros que una que te dé un 3,8 % hasta 100.000 euros. A pesar de que esta última tiene una TAE más baja, te dará más rentabilidad al cabo de un año.
  • Comisiones: es preferible escoger cuentas con rentabilidad sin comisiones por apertura o mantenimiento.

  • Plazo de la oferta inicial: es importante que compruebes si la rentabilidad de la cuenta de ahorro es de carácter indefinido o tiene un plazo determinado. A modo de ejemplo, algunas pueden tener una rentabilidad alta solo durante los primeros seis meses.

Contrata tu cuenta de ahorro en Raisin

Raisin te permite contratar cuentas de ahorro de bancos europeos totalmente online, gratis, y sin la molestia de abrir cuentas corrientes en varios bancos. Las cuentas de ahorro europeas están protegidas por el Fondo de Garantía de Depósitos nacional hasta 100.000 euros por depositante y banco.

Te lo ponemos muy fácil. Compara entre cuentas de ahorro flexibles y con preaviso, y elige la que más se adapte a tus necesidades. Nosotros nos encargamos de que recibas información, documentación y atención en español. Accede a una rentabilidad más competitiva y benefíciate de tipos más altos.

es_lpimage_1-6legal_2columnversion_v3.svg

¿Cómo contratar una cuenta de ahorro en Raisin?

Es muy fácil, te explicamos cómo:

  • Paso 1: Abre tu Cuenta Raisin en Raisin Bank AG. Haz clic en Hazte cliente y completa el proceso de registro. Lo puedes hacer fácilmente desde tu móvil con la app de Raisin. Descárgatela o escanea el código QR.

  • Paso 2: Compara plazos y rentabilidades. Elige la cuenta de ahorro que más se adapte a ti.

  • Paso 3: Transfiere fondos a tu Cuenta Raisin. Después, el dinero se transferirá automáticamente a la cuenta de ahorro que hayas seleccionado.

es-homepage-12okdgn2_200x200.png

Descárgate la app de Raisin y empieza a ahorrar sin complicaciones estés donde estés

Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre las cuentas de ahorro? Respondemos las preguntas más frecuentes:

¿Con cuánto dinero se puede abrir una cuenta de ahorro online?

La mayoría de bancos y entidades no establecen un mínimo para crear una cuenta de ahorros. Si lo hay, la cantidad dependerá del banco.

¿Las cuentas de ahorro son gratis?

La mayoría de cuentas de ahorro son gratis. Sin embargo, algunas pueden tener comisiones, sobre todo si ofrecen una rentabilidad alta o te piden que contrates otros productos con costes.

¿Hay que pagar impuestos por los intereses de la cuenta de ahorro?

Sí, tendrás que añadir los intereses a la base imponible del ahorro en la declaración de la Renta. Los tipos que se aplican son los siguientes:

  • Hasta 6.000 €: 19 %.

  • De 6.000 € a 50.000 €: 21 %.

  • De 50.000 € a 200.000 €: 23 %.

  • De 200.000 € a 300.000 €: 27 %.

  • Más de 300.000 €: 28 %.